La mañana del domingo 10 de marzo, Cardenal Pedro Barreto SJ, Arzobispo Metropolitano de Huancayo y Primer Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana, tomó posesión de la Basílica de San Pedro y San Pablo en la Vía Ostiense, la misma que corresponde a su título cardenalicio.

La Misa contó con la presencia de la embajadora de Perú ante la Santa Sede, de diversos integrantes del cuerpo diplomático y agregados militares, así como jesuitas de Roma, entre ellos el P. Alfredo del Risco. “Mirar con Esperanza al futuro”, fue la invitación del cardenal en su Homilía.

Cuando un Cardenal de la Iglesia Católica es creado por el Santo Padre, se le asigna una iglesia-parroquia en Roma, expresando así su comunión con el Papa como obispo de dicha diócesis, con la Santa Sede y la Iglesia universal. Si bien el Cardenal asume como titular de la basílica, no rige ni gobierna en esa parroquia, sino que vela espiritualmente por ella y le sirve como sede cuando el cardenal debe realizar algún acto litúrgico durante su paso por Roma.

Monseñor Pedro Barreto es el quinto Cardenal de la Iglesia Católica en el Perú y el tercero en ser titular de la Basílica de San Pedro y San Pablo en Via Ostiense, la misma que se encuentra a cargo de los franciscanos capuchinos y se inició a construir en 1938, paralizándose las obras en 1943 y concluyéndose en el año 1955.