Del 11 al 13 de junio se llevó a cabo en la ciudad de Arica la Asamblea de la Triple Frontera, que reúne a las comunidades jesuitas de Arica (Chile), Tacna (Perú) y El Alto (Bolivia).

Esta iniciativa iniciada el 2006 se renueva cada año con el objetivo de fortalecer la misión de la Compañía de Jesús en esta región marcada por las huellas y heridas de los enfrentamientos entre nuestros pueblos. Los jesuitas buscan así ser testimonio de la posibilidad de trabajar juntos y de reflexionar juntos sobre la misión encomendada en cada una de estas ciudades.

Con la presencia de los Superiores Provinciales de Chile, Bolivia y Perú, la Asamblea tuvo como énfasis la discusión y el compartir sobre los tres proyectos comunes: El trabajo con los migrantes a través del Servicio Jesuita de Migrantes, el trabajo con los jóvenes en el encuentro “Rompiendo Fronteras”, y el trabajo más a nivel educativo con el proyecto “Formadores de Paz”. Durante la reunión se visitó el puerto de Arica, marcado por la presencia de comerciantes bolivianos, y también se conoció más sobre la pastoral de los bailes religiosos y se compartió con la Red Apostólica Ignaciana de Arica.

Se contó también con la presencia de José Carlos Garaycochea SJ de la Oficina de Desarrollo y Victor Hugo Miranda SJ de la Coordinación de la Pastoral Juvenil y Vocacional, ambos invitados para participar de la Asamblea y conocer más de cerca los proyectos de la Triple Frontera. La próxima Asamblea será el próximo año en la ciudad de Tacna, donde se evaluará lo trabajado hasta el momento y se seguirá reflexionando y discerniendo lo que significa ser una comunidad de frontera siguiendo el pedido de los provinciales que invitaron a discernir fórmulas comunitarias que den mayor cercanía.

¿En qué consiste el proyecto de la Triple Frontera?