El último número de la revista JIVAN, publicada por los jesuitas de la India, incluye una entrevista al jesuita peruano P. Juan Carlos Pallardel, actual Superior de la Misión Jesuita de Pakistán. En ella conversa sobre los dones y los desafíos de la presencia jesuita en este país de mayoría musulmana. El entrevistador es el P. Victor Edwin, director del Centro para la Relación Cristiano – Musulmana de la Facultad de Teología de Vidyajyoti (Delhi, India).

Compartimos con ustedes la entrevista completa traducida al castellano.

  1. Felicitaciones por haber sido nombrado Superior de la Misión de Pakistán. Cuéntenos algo sobre la historia de las Misiones Jesuitas en Pakistán.

La Misión tiene una larga historia. En resumen, podemos identificar tres fases de la presencia de los jesuitas en lo que hoy es Pakistán. La primera fase comenzó en 1570 cuando los jesuitas de Goa fueron invitados a la corte del emperador mogol Akbar en Delhi y se mudaron con él a Lahore. Estamos hablando de los PP. Monserrat y Rudolph Aquaviva. Fue un período importante que permanece en la memoria de los musulmanes en Pakistán. Aunque pueda parecer extraño, esta primera fase nos ha ayudado a reconstruir una presencia en el mundo académico de Pakistán. La segunda fase de la presencia de los jesuitas en Pakistán nos lleva desde Sindh a Baluchistán (Afganistán). En 1888, Sindh y Baluchistán fueron confiados a los jesuitas, específicamente a los jesuitas que trabajan en Bombay. Sirvieron a este vasto territorio hasta 1936, cuando entregaron la Misión a los franciscanos. ¡El próximo año la parroquia de la catedral de San Patricio en Karachi celebra 150 años! La tercera fase inició en 1962 cuando los PP. Schulz, Butler y Schoackaert abrieron la Misión en Lahore, tratando de hacer realidad el sueño del Arzobispo de establecer una universidad. Nunca se materializó. Desde entonces, la Misión ha estado encargada a la Provincia de Alemania Superior, luego a la Provincia de Australia y durante las últimas décadas a la Provincia de Sri Lanka. La Compañía ha estado involucrada de múltiples maneras: reflexión teológica, trabajo parroquial, escuelas, diálogo, estudio del Islam y formación de la joven y vibrante Iglesia pakistaní.

 2. ¿Cuáles son los actuales ministerios apostólicos de los jesuitas en Pakistán?

En la actualidad la Misión sirve a la Iglesia y al país en múltiples áreas. Dirigimos tres escuelas en un área pobre de Lahore, contribuimos a la formación de religiosos y clérigos a través de la enseñanza en los Seminarios y los programas de formación de hermanas. Tenemos un centro de espiritualidad (Loyola Hall) donde ofrecemos retiros, orientación espiritual, asesoramiento y talleres. También tenemos un programa para jóvenes, MAGIS, y continuamos el trabajo de diálogo y estudio del Islam a nivel académico, reincorporándonos a los académicos musulmanes que intentan crear espacios de encuentro y reflexión. En los últimos años, también hemos comenzado a viajar a diferentes ciudades y diócesis brindando apoyo espiritual a los religiosos. No debo olvidar que tenemos una casa de candidatos, preparando a los jóvenes para la Compañía. 

3. ¿Cuáles son los principales desafíos de la Misión Jesuita en Pakistán, y cómo responden a ellos?

El mayor reto es el personal. Somos un pequeño equipo de 4 sacerdotes y 2 escolásticos. Este último irá por la Filosofía en julio. La Provincia de Sri Lanka ha sido generosa al enviar sacerdotes y escolásticos a Pakistán. Además, tenemos vocaciones locales que necesitan tiempo para realizar su formación. Mientras tanto, estamos tratando de que jesuitas se unan a nosotros en la Misión. El Provincial de Sri Lanka, el POSA (Provincial de Asia del Sur) y otros están ayudando en este esfuerzo. Una respuesta a este desafío es invitar a los jesuitas por cortos períodos de tiempo y para actividades concretas. Esto nos permite servir mejor a la Iglesia local. Jesuitas de Sri Lanka, Filipinas y Gran Bretaña han respondido a nuestro llamado y esto nos ha permitido brindar atención espiritual a los religiosos durante los veranos. Espero que esta colaboración pueda continuar y crecer. Esta es la mejor manera de servir a Pakistán y tener un impacto serio. Asegurará la continuidad y la calidad que son esenciales en un país lleno de desafíos.

4. Los cristianos son una pequeña minoría entre la abrumadora mayoría musulmana. ¿Afecta la fe islámica las expresiones de fe cristiana que podrían abrir un encuentro genuino entre las dos religiones?

Veo esto de dos maneras. Primero, hay un claro impacto del contexto islámico en las formas en que se experimenta y se vive la fe cristiana. Usando las categorías de Marshall Hodgson, el cristianismo crece en un contexto islámico y, naturalmente, el impacto está ahí y debe ser estudiado de manera profunda. Sin embargo, hay una segunda forma de responder a esta pregunta. Creo que hay un sustrato cultural que es común a los cristianos y musulmanes, y que da forma tanto a las tradiciones como a las experiencias religiosas. Siento que esto no ha sido suficientemente estudiado. En general, creo que hay una gran necesidad de estudios cristianos en Pakistán. Se dieron en el pasado, pero se necesitan estudios nuevos y más profundos según los estándares internacionales.

Aunque las relaciones cristianas musulmanas sustentan toda su participación apostólica en Pakistán, ¿cuáles son sus planes para la dimensión intelectual de este apostolado en particular?

En diciembre pasado, en Negombo, Sri Lanka, cuatro jesuitas de diferentes provincias respondieron una invitación para crear un “think tank” para reflexionar y formular un proyecto para Pakistán en el área de estudio del Islam y el apostolado intelectual. Los PP. Jean-Marc Balham, Victor Edwin, Felix Koerner y Heru Prakosa nos ayudaron a identificar algunas áreas de trabajo para el futuro. Ellos mismos se han comprometido a colaborar con nosotros de diferentes maneras. Así que la idea principal es consolidar un “Centro de Investigación” en Lahore en colaboración con los jesuitas de otras Provincias, académicos musulmanes y miembros de otras congregaciones religiosas. Esto no es solo para trabajar en el diálogo sino también con una visión más amplia orientada a contribuir a fomentar la dimensión intelectual en la Iglesia pakistaní. Gracias a la Red Kircher, comenzaremos a apoyar el Seminario Mayor con profesores visitantes de este año para contribuir a la formación teológica y la reflexión en Pakistán. Siento que no solo existe una necesidad en el país sino también una sed a nivel intelectual entre cristianos y musulmanes. Esta es una oportunidad para la Compañía, una oportunidad para construir puentes entre cristianos y musulmanes y para contribuir a la vida intelectual de Pakistán.

6. ¿Cuáles son sus planes para promover vocaciones para la Compañía de Jesús?

Para este año, el P. Imran, el primer jesuita pakistaní, y Amir y Asim, nuestros dos escolásticos están trabajando en un plan para promover las vocaciones en Pakistán. Esto es para llegar a los jóvenes y, lo que es más importante, para encontrar formas de seguirlos en su camino de discernimiento.

7. ¿Cuáles son las maneras en que los jesuitas de otras partes del mundo podrían contribuir a la Misión Jesuita de Pakistán?

Como mencioné antes, creo que una manera importante es apoyarnos en actividades a corto plazo. Esto implica venir a Pakistán por un par de semanas o un mes para realizar talleres, retiros, enseñanza, etc. Creo que, si se crea un pequeño equipo, será una gran oportunidad para (i) formar personas locales que asuman estos ministerios, (ii) contribuir al crecimiento de la Iglesia local, y (iii) consolidar espacios académicos de encuentro y reflexión con los musulmanes. El equipo puede dar continuidad a la presencia regular de los jesuitas y, en sinergia con otros, hacer una contribución real a Pakistán. Pakistán es un país fascinante con una diversidad de idiomas, herencias religiosas, culturas … Pronto se convertirá en el país con la mayor población musulmana del mundo.

El P. Juan Carlos Pallardel SJ, de origen cusqueño, fue nombrado Superior de la Misión Jesuita en Pakistán en diciembre del 2018.