El miércoles 7 de agosto se realizó con gran éxito el Concierto Sinfónico “VibrAmérica: Perú y Venezuela latiendo a un mismo ritmo”, organizado por Cantabile Producciones y la Compañía de Jesús en el Perú, a través de su Oficina de Desarrollo y Procura (ODP), con el objetivo de fortalecer los lazos de solidaridad entre ambos países y recaudar fondos para el trabajo de atención a migrantes y refugiados venezolanos que realiza la Compañía.

La Orquesta Sinfónica Unida, dirigida por el maestro Carlos Ramírez e integrada por 65 músicos peruanos y venezolanos, se presentó por primera vez en el Gran Teatro Nacional, interpretando música académica y popular latinoamericana que incluyó las versiones sinfónicas de “Tico Tico”, de Zequinha de Abreu; “La flor de la canela”, de Chabuca Granda, y el estreno de la obra “Santa Cruz de Pacairigua”, de Evencio Castellanos.

“Es lindo que nosotros como músicos podamos solidarizarnos a través del arte. Como músicos, queremos demostrar que la migración y el intercambio cultural nos enriquecen, es un contenido altamente positivo. Creo que a veces como peruanos no lo valoramos. Además, queremos demostrar que la música puede más que cualquier obstáculo, ya sea la dictadura o la corrupción”, indicó el maestro Carlos Ramírez en una entrevista al Comercio.

El evento, que también tuvo el respaldo del Ministerio de Cultura, contó con la asistencia de personalidades del ámbito político como el Sr. Carlos Scull, embajador en el Perú del presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó, la ex ministra de Educación Marilú Martens y el congresista Francesco Petrozzi. De parte de la Compañía, estuvieron presentes el P. Provincial Juan Carlos Morante SJ; el P. Socio Emilio Martínez SJ; el P. Ernesto Cavassa SJ, Rector de la UARM; el P. Óscar Morelli SJ, Director del Colegio de la Inmaculada; el Sr. César Ruiz, coordinador de la Oficina de atención a migrantes y refugiados de Encuentros SJS, el Sr. Gianfranco Dulanto, director de la ODP, entre otros colaboradores jesuitas y laicos.