El Padre General Arturo Sosa SJ, brindó una entrevista a la Agencia de información Sir donde muestra su preocupación por la democracia, ya que considera es una de las víctimas de esta pandemia.”La distribución de vacunas será la prueba de fuego del deseo de justicia y responsabilidad social que realmente atienda a los más débiles de la sociedad. Será una prueba de la auténtica voluntad democrática de los estados nacionales y estructuras internacionales como la Unión Europea”.

La democracia, víctima de la pandemia

Para el P. Sosa, “la democracia puede ser víctima de la pandemia si no somos capaces de aprovechar la oportunidad para profundizar la conciencia ciudadana, la búsqueda colectiva y efectiva del Bien Común”, colocando a “los más débiles en primer lugar en todas las decisiones que deban tomarse”.

Una democracia que, apuntó, “se ha visto gravemente amenazada en los últimos años por el debilitamiento de la conciencia cívica en las sociedades en las que existía y por los escasos esfuerzos por promoverla en otras”. “La proliferación de populismos de diferentes formas y fundamentalismos cubiertos por ideologías o distorsiones “religiosas” fueron la causa de este debilitamiento”, admite.

El Padre General y presidente de la Unión de Superiores Generales (organismo que engloba a todas las congregaciones religiosas masculinas del mundo), no sabe decir cuántos frailes y monjas han muerto a causa del coronavirus.  “Muchos, demasiados… como en toda la sociedad civil. Los más frágiles para su edad, salud o condiciones de vida. No puedo dar un número exacto, porque no hemos recibido información concreta, pero sobre todo porque la pandemia y sus consecuencias no han terminado”.

La pandemia ha afectado también el modo de entender la vida consagrada. “Nos sorprendió su propagación y su agresividad. Ha habido un impacto tan fuerte en la vida que nos ha obligado por un lado a superar la sorpresa, los miedos y los inconvenientes para nosotros, para nuestras familias, para las personas a las que tratamos de servir … Por otro lado, se ha derrumbado cualquier planificación del trabajo apostólico y la vida normal de las comunidades”.

Descubrir a los ‘vecinos’ de la vida religiosa

También, añade, fue “una oportunidad para redescubrir a los vecinos y a los que viven detrás de la puerta de al lado”. Así, “las comunidades compartieron más tiempo juntas, rezaron de manera diferente y abrieron los ojos a la realidad que los rodea, descubriendo la riqueza humana del barrio y el contexto en el que viven”.

No nos hemos encerrado en nosotros mismos ni nos hemos limitado a protegernos… Han surgido un gran número y variedad de iniciativas para ‘echar una mano’ en la atención a los más afectados por la situación provocada por la pandemia. También nos hemos enfrentado, aunque con todas nuestras limitaciones, a la reflexión sobre la experiencia vivida, pensando sobre todo en cómo contribuir a la transformación de la sociedad”, reflexiona el P. Arturo Sosa SJ.

De cara al futuro, el P. Sosa se muestra convencido de que “experimentando la sinodalidad en nuestra vida podemos contribuir más a la Iglesia sinodal soñada por el Concilio Vaticano II, un sueño que el Papa Francisco vive con intensidad y quiere compartir con todo el Pueblo de Dios que camina en pos del Señor Jesús”.