El miércoles 23 de junio la Oficina de Desarrollo y Procura (ODP) – Jesuitas del Perú celebró 21 años de vida institucional. Con motivo de esta celebración, se realizó un encuentro virtual que contó con la participación del P. Provincial Víctor Hugo Miranda SJ, el Administrador Provincial, P. Santos Rugel SJ, y representantes de esta institución.

Un poco de historia            

La ODP es el resultado de un proceso que inició en el año 2000 cuando el P. Peter Hans Kolvenbach SJ, entonces Superior General de la Compañía, solicitó que todas las Provincias activarán una Oficina de Desarrollo, con la finalidad del cuidado de los benefactores y la recaudación de fondos.

En el Perú existía “La Procura”, un espacio que proveía de bienes materiales para las misiones de las obras de la Provincia, y que finalmente se fusionó con el proyecto de la Oficina de Desarrollo, creando así la nueva Oficina de Desarrollo y Procura, una idea muy particular de la Provincia peruana.

Así comenzó el caminar de la nueva ODP, que en los últimos 5 años ha reforzado la idea de que no se trata solo de una oficina de recaudo, si no que sirve de soporte para que la misión de la Compañía sea fuerte, próspera, con impacto y al servicio de los demás, movilizando recursos económicos, materiales y humanos (voluntarios).

En este sentido, la ODP cuenta, por ejemplo, con el Servicio Jesuita de Voluntariado, área que trabaja apoyando a las obras en la gestión del voluntariado y acompañando a los mismos voluntarios en su experiencia formativa con la intención de que esta sea positiva y de servicio.

La marca “Misión Jesuita”

Con el paso del tiempo y las diferentes experiencias de trabajo, surgió la necesidad de tener una marca para la comunicación con públicos diversos en la movilización de recursos. Inicialmente, se pensó hacer este trabajo solo desde los canales institucionales de los Jesuitas del Perú, pero tras un análisis detallado se optó por crear Misión Jesuita, marca centrada en el apostolado (educativo, social, pastoral) de la Provincia, y dirigida a un público que no necesariamente es católico o se siente atraído por temas eclesiales.

Para Gianfranco Dulanto, Director Ejecutivo de la ODP desde el 2017, “Misión Jesuita surgió con la finalidad de dar a conocer a toda la gente que está ahí en la sociedad peruana, que hay una sola fuerza apostólica de los Jesuitas, luchando por la construcción de un mundo más justo y solidario”.

Es así como, una vez establecida esta marca, se empiezan a crear espacios de presencia en redes sociales como FacebookLinkedInInstagram y Twitter, donde dan a conocer las diferentes campañas que organizan y la diversidad de métodos para apoyar estas iniciativas.

Luego también surgió la necesidad de ofrecer contenidos para públicos más específicos, creando sub marcas como Misión OMG, una iniciativa dirigida a jóvenes que propone sorteos, desafíos, pero siempre con el enfoque del apostolado jesuita, trabajando por todas las causas sociales.

Igualmente, pronto se lanzará Misión Comparte, una propuesta que se enfoca en la donación de bienes materiales y el tema de acción humanitaria. Esta área, aparte de buscar donaciones, se encargará de colocar los bienes entre las obras, casas jesuitas, y también entre diferentes obras aliadas.

Solidaridad en tiempos de pandemia y virtualidad

Dulanto considera que “uno de los principales desafíos de la ODP es consolidar la canalización de la solidaridad local, pasar de un esquema donde pocos donen mucho a uno donde muchos donen poco, y es lo que nos anima a hablarle a la gente más de cerca, por eso es este esfuerzo de tener marcas que le hablen más al oído a la gente”.

Y, en este sentido, la ODP ha dado pasos importantes en su transformación digital. Durante la pandemia por la Covid-19, Misión Jesuita ha sido inminentemente una marca de captación de fondos a nivel digital, logrando desarrollar una capacidad para movilizar recursos de diversas formas.

Actualmente Misión Jesuita cuenta con tres campañas vigentes llamadas “El hambre no espera”, que busca recaudar fondos para ayudar a los 21 comedores populares asociados a Misión Jesuita; la campaña “Dona vida”, que busca construir una planta de oxígeno en la región de Piura; y la campaña “¡Re-unidos por el Perú!”, cuyo objetivo es que 25 madres emprendedoras de Ilo reactiven su economía.

Los invitamos a conocer más de estas campañas y del trabajo de Misión Jesuita a través de su página web