San Ignacio debe haber pensado mucho sobre cómo manejarse frente a serias diferencias de opinión. Parte de la explicación fue cómo él utilizó sus habilidades de comunicación. ¿Qué sabios consejos para una buena comunicación podemos obtener de Ignacio?

1. Asume lo mejor de los demás

Ignacio aconsejó:

Se ha de presuponer que todo buen cristiano ha de ser más prompto a salvar la proposición del próximo, que a condenarla; y si no la puede salvar, inquira cómo la entiende, y, si mal la entiende, corríjale con amor; y si no basta, busque todos los medios convenientes para que, bien entendiéndola, se salve. (EE 22).

Él dio a la gente el beneficio de la duda y promovió la comunicación calmada y sensible.

2. Crea ambientes de “más amor que temor”

Como Chris Lowney señala en su libro Heroic Leadership, “San Ignacio aconsejó a sus hermanos gobernar usando “todo el amor, la modestia y la caridad posibles”. De esta manera, los jóvenes jesuitas podrían prosperar en entornos alentadores y con buenas vibras” (32).

3. Sé humilde

Ignacio prefería un enfoque humilde inspirado en el de Jesús, quien se humilló hasta el punto de morir. Ignacio promovió intercambios de corazón abierto y buscar entender al otro para encontrar puntos de coincidencia.

4. Sé respetuoso.

Ignacio vio a Dios en todas las cosas (EE 235). Les recordó a sus seguidores que todas las personas están hechas a la imagen y semejanza de Dios y que Dios habita en cada uno de nosotros. Como tal, el respeto mutuo es un elemento de comunicación no negociable.

5. Saber escuchar

Ignacio dijo: “Debemos ser lentos para hablar y pacientes en escuchar a todos… Nuestros oídos deben estar ampliamente abiertos a nuestro vecino hasta que él parezca haber dicho todo lo que está en su mente. ” (Pensamientos de San Ignacio de Loyola para todos los días del año, 39). Un adagio contemporáneo parece explicar las palabras de Ignatius: “El mayor problema de comunicación es que no escuchamos para comprender. Escuchamos para responder “.

6. Cuida tus palabras

Ignacio aconsejó que, si uno debe corregir a otro, debería hacerse “sin palabras duras o desprecio por sus errores” (Tylenda. Un viaje de peregrino: La autobiografía de Ignacio de Loyola).

7. No vayas solo.

Ignacio pidió la ayuda de Dios en todos sus esfuerzos. Sabía que no importaba cuánto lo planeara, si no mantenía a Cristo en el centro de su vida, sus planes serían infructuosos. Ignacio sabía muy bien que Dios podía hacer más en un instante que lo que él podía en una vida de planificación.

Hoy, hermanos de San Ignacio como el Papa Francisco continúa la herencia ignaciana de la comunicación positiva y deliberada. El Papa Francisco nos recuerda que los cristianos están llamados a ser:

“Personas que ofrecen esperanza con su forma de acoger, sonreír, amar. Especialmente amorosas: porque debido a la fuerza de la resurrección los cristianos pueden amar incluso cuando parecen haber perdido sus razones. Hay un “algo más” que habita la existencia cristiana, que no se explica simplemente por la fuerza de la mente o un mayor optimismo. Es como si los creyentes fueran gente con un “pedazo de cielo” extra encima de ellos, acompañada por una presencia que uno ni siquiera puede intuir.

… Entonces, el verdadero cristiano es así, no está enojado y quejándose, sino convencido por la fuerza de la resurrección, de que ningún mal es infinito, ninguna noche es interminable, ningún hombre está definitivamente equivocado, ningún odio es invencible para amar”. (Audiencia general, 4 de octubre de 2017)

El estilo ignaciano de comunicación está enraizado en esta esperanza de la que habla el Papa Francisco. En este mundo dividido, seamos embajadores de la esperanza.

Escrito por Rebecca Ruiz para IgnatianSpirituality.com