El cuadro cusqueño “Matrimonios de Martín de Loyola con Beatriz Ñusta y de Juan de Borja con Lorenza Ñusta de Loyola”, perteneciente a la colección del Museo Pedro de Osma”, es la primera pintura peruana colonial que se exhibe en el Museo Nacional del Prado, del 19 de febrero al 21 de abril, como parte de las actividades paralelas a la participación del Perú en la feria ARCOMadrid 2019.

La ceremonia de su presentación como “La Obra Invitada” de esta temporada tuvo lugar el lunes 18 de febrero y contó con la presencia de Miguel Falomir, Director del Museo Nacional del Prado; Claudio de la Puente, Embajador del Perú en España; Alonso Ruiz Rosas, Agredado Cultural de la Embajada; Alessandra de Osma, en representación de la Fundación Pedro y Angélica de Osma Gildemeister, y Pedro Pablo Alayza, Director del Museo Pedro de Osma.

Según Pedro Alayza, en este cuadro se trata de mostrar la alianza política y religiosa entre los incas y los jesuitas, ya que las novias son miembros de la aristocracia inca y los novios españoles están emparentados con San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús. Añade que en parte este cuadro rompe con la leyenda negra del virreinato que dice que todo lo indígena fue eliminado y discriminado.

Destacó también la simbología de la obra. Si se aprecia en la parte central superior del lienzo se verá un sol, ícono con el que se ha asociado desde antaño a la cultura inca. Pero sobre este sol están las siglas de la Compañía de Jesús, una de las órdenes encargadas de la evangelización de estas tierras.

“En el Perú se hizo un arte distinto al europeo en la época colonial. Se combinaron dos tradiciones. Los pintores locales agregaron sus creencias a lo occidental”, cuenta Alayza. Manifestó que el presentar este cuadro en el Museo del Prado es una manera de tener la imagen completa de lo que se hacía en esa época en la pintura occidental.

Explicó que el arte hecho en América de aquellos años no ha tenido la oportunidad de ponerse de igual a igual con sus contemporáneos en museos del prestigio como este madrileño.  Subrayó el interés por ver cómo las corrientes artísticas imperantes en Europa eran reinterpretadas en el Nuevo Mundo y que es reciente el interés de otras latitudes por conocer más de esta tradición, de México y el Perú en especial.

(Con información de Agencia Andina y El Comercio)