«Hasta los veintiséis años de edad fue hombre dado a las vanidades del mundo, y principalmente se deleitaba en ejercicio de armas, con un grande y vano deseo de ganar honra». Así comienza la Autobiografía de San Ignacio y así, el propio Ignacio relata el inicio de un antes y un después en su vida. Es por eso, que “Íñigo“, la película que el director de cine Imanol Rayo estrenó el pasado 27 de septiembre, supone un reto: narrar el peregrinar interior de aquel que pasa de las armas a la experiencia de Dios a través de un largo camino «solo y a pie».

El estreno tuvo lugar en la Basílica de Loyola con gran asistencia de público y respetando las medidas sanitarias. Había gran variedad de espectadores, desde jesuitas, pasando por vecinos de Azpeitia hasta el Consejero de Cultura y portavoz del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria. Previo a la visualización del largometraje, Abel Toraño SJ, coordinador del Año Ignaciano, presentaba al director, al único actor de la película, Javier Godino, y a su productor, Iker Ganuza.

Imanol Rayo agradeció a todo su equipo el trabajo realizado e invitó al público a ver y oír, a contemplar y «dejarse llevar por su magia». Explicaba que la idea original de la obra era narrar el viaje de París a Venecia de los primeros compañeros. Sin embargo, con el paso de los años, la dificultad de materializar tal proyecto y la atracción por la figura de Ignacio fue reorientando la historia, la cual toma cuerpo durante el confinamiento, abriéndose un paralelismo en la mente de Rayo entre la recuperación de la herida de San Ignacio y la sociedad parada y obligada a permanecer en sus casas.

Por su parte Javier Godino indicaba que la obra también es «una ventana hacia dentro, hay algo que tiene que ver con nuestra experiencia al ver esta película» y además añadía que «es una película que no va al ritmo del siglo XXI».

El desarrollo de la proyección de la película se mimetizó con el enclave arquitectónico. Mientras se hacía de noche en la Basílica también anochecía en la película, a la vez que el sonido se recreaba en la acústica del lugar, generando un ambiente que propiciaba la contemplación.

Según el director, los dos ejes principales de la película son: el proceso interno de Ignacio muy ligado a la naturaleza (inspiración franciscana de la época) y el cuadro de la Anunciación que Isabel la Católica regaló a Magdalena de Araoz y que se encontraba en la capilla de la casa torre. El primero se centra en el proceso de cambio y el segundo en la transformación divina que propicia el cambio.

El público asistente pudo «contemplar», durante la hora y media aproximada que duraba el largometraje, el peregrinar silencioso de Ignacio. Un peregrinar interno que habla de proceso, de cambio y de experiencia de Dios. Durante el visionado, la pantalla se convierte en la ventana perfecta para poder mirar a Ignacio como «si presente me hallase». No hay diálogo, sino la concatenación de 30 planos que a través de la fotografía y el sonido te transportan para acompañar a Iñigo. Todo está pensado, cuidado y articulado con consistencia. La narrativa es sensorial y abierta, no hay contexto histórico, solo un peregrino en conflicto consigo mismo. 

Al finalizar la proyección y tras un enérgico aplauso, Abel Toraño SJ moderó las preguntas de los espectadores a las que director y actor contestaron con pasión y sencillez. El acto concluyó con el agradecimiento a Ina Echarte SJ, encargado de la Basílica, y a todo el público por su asistencia. Sin duda, este trabajo representa una oportunidad para seguir profundizando en la vida de Iñigo, en esta conmemoración del quinto centenario de su conversión.

(Con información de InfoSJ)