Con múltiples actividades la Provincia de Austria celebró del 7 al 9 de junio el 450 aniversario de su fundación (1563), con la presencia del P. Adolfo Nicolás, Superior General de la Compañía de Jesús.

Si bien los primeros jesuitas llegaron a Viena antes de esa fecha (en 1542 llegó Nicolás Bobadilla con el ejército del emperador), fue en 1563 que llegaron Pedro Canisio y un grupo de jesuitas para fundar la provincia austriaca. Canisio trabajó en Viena durante varios años dedicado a revitalizar la Iglesia Católica en un período muy crítico para el país. Con tal objetivo se hizo presente en varios niveles de la vida pastoral, incluidos el gobierno diocesano (durante un año fue Vicario General), la predicación y el puesto de Visitador de enfermos y prisioneros. También en Viena, comenzó Canisio a escribir sus famosos Catecismos. Claudio Jayo fue el primer Superior en Viena, ciudad donde murió.

Con ocasión de su aniversario, la Provincia Austriaca organizó un programa de tres días de celebraciones, bajo el lema “450 años de presencia jesuita en Austria: la Compañía de Jesús dedicada al bien de los hombres”. Las actividades incluyeron congresos, conferencias y reuniones en las que se presentaron diversas iniciativas de la Provincia. El programa de la visita del Padre General incluyó su participación en un Vigila Nocturna con grupos juveniles, una velada dedicada a la cultura, una celebración festiva en el teatro de la antigua Compañía (recientemente renovado por el Estado), y una solemne Eucaristía en la catedral de San Esteban presidida por el Padre General con la asistencia de jesuitas, colaboradores, autoridades de la Universidad y del Estado.

Ver imágenes >>