La obra del siglo XVIII “Matrimonio de don Martín de Loyola con doña Beatriz Ñusta”, que da cuenta de la alianza entre la nobleza inca y los jesuitas, se expondrá en la mayor pinacoteca española como parte de ARCOmadrid 2019, del 19 de febrero al 21 de abril.

En 1572, se desposaron en Cusco la ñusta Beatriz Clara Coya, nieta de Huayna Cápac y legítima heredera del Imperio de los Incas, y Martín de Loyola, sobrino de San Ignacio de Loyola. Y en Madrid, en 1611, contrajeron nupcias Ana María Lorenza Ñusta de Loyola, hija de Martín y de Beatriz, con Juan de Borja, sobrino de San Francisco de Borja. La escena es registrada por un pintor anónimo cusqueño en el siglo XVIII, recreando los hechos ocurridos siglo y medio antes.

A decir del historiador Ramón Mujica, ambos enlaces fueron “matrimonios de conveniencia”, ceremonias de profundo significado político que entroncaron la dinastía inca con la jesuita. En efecto, como señala Pedro Pablo Alayza, director del Museo de Osma, este lienzo muestra la unión familiar entre las casas De Loyola y Borgia a través de la sangre inca. Asimismo, establece cómo se formó el mestizaje entre la altísima estirpe incaica y la de los virreyes.

Presentado en el Museo del Prado como obra invitada el próximo 19 de febrero, como parte de las actividades paralelas del Perú como protagonista de la Feria ARCOmadrid, será la primera vez que una pintura peruana de este período histórico sea expuesta en la célebre pinacoteca madrileña. Con ello, según Mujica, se rompe una atávica visión que consideraba el arte americano de los períodos coloniales un epígono de la producción europea.

Leer artículo completo de Enrique Planas para Diario El Comercio