Nuevos Socios en Roma  

Del 18 al 23 de marzo, la Curia General de Roma organiza un coloquio para una veintena de nuevos socios, quienes se familiarizan con los procesos y procedimientos de la Compañía, de tal manera que a futuro puedan ayudar a los Superiores Provinciales o Regionales en sus relaciones con Roma. El Secretario de Asistencia de Asia Meridional, el P. Peter Raj, coordina esta sesión.

“Cuando le decimos a alguien que somos “Socios”, nos miran con grandes ojos cuestionadores. Esta es una palabra del vocabulario típicamente jesuita que esconde un exigente compromiso diario de acompañar al Superior Provincial o Regional en todas sus funciones. Es un servicio que se aprende y por eso, de vez en cuando, la Curia General organiza una sesión para los nuevos socios”, señala la nota de la Curia.

Padre General en la Universidad de Zagreb

Del 20 al 24 de marzo, el P. General visita la Provincia Croata. El 21 de marzo, visitó la Universidad de Zagreb, la misma que se acerca a su 350° aniversario y que fue regida por jesuitas desde su fundación en 1669 hasta la supresión de la Compañía en 1773.

Como parte de las celebraciones por el aniversario, un grupo de estudiantes realizaron una presentación teatral titulada “El Padre Fundador”, que narró la historia de la institución a través de los ojos del P. Filip Kauśič (1618-1673), el primer Rector de la entonces “Academia Jesuita de la Real Ciudad Libre de Zagreb”.

Hablando a la comunidad académica, el Padre General primero reconoció la rica historia de la Universidad y luego los desafió a ver su trabajo no solo como educación, sino como una misión de presencia:

“Este evento es particularmente significativo en nuestro tiempo, que está marcado por la tensión entre el secularismo y los fundamentalismos religiosos e ideológicos. En este momento, la presencia católica en la universidad adquiere un nuevo significado. Por su propia naturaleza, la Universidad es un espacio pluralista en el que encontramos las condiciones para el diálogo y la comprensión de los procesos históricos, personales e intelectuales. Es un espacio privilegiado para el ejercicio de la libertad humana. Es un espacio de cooperación e intercambio que no excluye a nadie y, al mismo tiempo, cruza todas las barreras “.

(Con información de la Curia de Roma)