El P. Christopher Clavius fue un jesuita, astrónomo y matemático alemán que contribuyó significativamente al estudio de la astronomía, motivo por el cual hoy un cráter lunar lleva su nombre.

Es en este cráter donde el 26 de octubre, el Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja de la NASA, conocido como SOFIA, descubrió agua. Según un comunicado de prensa, el líquido fue encontrado dentro y alrededor del cráter iluminado directamente por el sol, lo que “indica que el agua puede estar distribuida a través de la superficie lunar, y no se limita a lugares fríos y sombreados”.  

El director de astrofísica de la NASA, Paul Hertz, dijo que es demasiado pronto para saber si el agua sería accesible, ya que la superficie podría ser más dura allí, arruinando ruedas y taladros. Sin embargo, el descubrimiento es significativo, ya que los recursos hídricos pueden respaldar futuras misiones a la Luna y, eventualmente, serían necesarios para sustentar la vida.

El cráter donde se realizó el hallazgo se encuentra en el hemisferio sur de la luna y es visible desde la Tierra debido a su inmenso tamaño.

¿Quién fue Christopher Clavius SJ?

Clavius nació en 1537 y entró a la Compañía de Jesús a los 16 años. Después de estudiar en Portugal y Roma, fue ordenado sacerdote en 1564. Es conocido por su trabajo de refinamiento y modificación del calendario gregoriano moderno. Fue uno de los primeros matemáticos de Occidente en popularizar el uso del punto decimal, y sus contribuciones a la astronomía influyeron en Galileo.

Es el antepasado intelectual de muchos jesuitas contemporáneos que han seguido investigando desde la base de su trabajo y el de innumerables astrónomos.

Muchos de estos miembros de la Compañía de Jesús han sido fundamentales en el trabajo del Observatorio Vaticano, una de las instituciones de investigación astronómica más antiguas del mundo.

El Observatorio Vaticano

Se encuentra en la residencia de verano papal en Castel Gandolfo y tiene un centro de investigación ubicado en Tucson, Arizona. Actualmente cuenta con 15 miembros, de los cuales 13 son jesuitas.

El Papa León XIII articuló la misión del observatorio en 1891, cuando dijo que sus astrónomos trabajan “para que todos vean claramente que la Iglesia y sus pastores no se oponen a la ciencia verdadera y sólida, ya sea humana o divina, sino que la abrazan, animan y promueven con la mayor devoción posible “.

En la conferencia internacional del observatorio de 2017 los comentarios del Papa Francisco hicieron eco de la visión del Papa León XIII: “Los animo a perseverar en su búsqueda de la verdad. Porque nunca debemos temer la verdad, ni quedarnos atrapados en nuestras propias ideas preconcebidas, sino recibir los nuevos descubrimientos científicos con una actitud de humildad ”.

(Con información de America The Jesuit Review )