Durante su visita pastoral a los países bálticos, el Papa Francisco se reunió con una veintena de jesuitas de la Provincia de Lituania, entre ellos jesuitas de Letonia y Estonia, y tres obispos. El encuentro tuvo lugar en la Nunciatura de Vilna (Lituania), la tarde del domingo 23 de setiembre, segundo día del viaje del Papa al país.

El Papa Francisco hizo una petición especial a los jesuitas presentes: que empleen el “discernimiento espiritual” para sacar a los que lo necesiten de los “infiernos” de la existencia humana.

“El Santo Padre nos recordó la necesidad de usar el discernimiento espiritual en cualquier acción pastoral de los jesuitas”, ha declarado el P. Tadeusz Cieślak SJ, a Vatican News. “Esto es muy importante. Dijo que un jesuita con buen discernimiento ni siquiera se perderá en el campamento de diablo. Esto no significa alardear, sino más bien no perder de vista a Cristo, que también descendió a los infiernos, a los infiernos de la existencia humana”.

“Francisco ha dicho varias veces durante el día que el hombre también encuentra castigos, persecución, que hay ideologías que lo oprimen; también encuentra la muerte”, prosiguió Cieślak. “En estas situaciones de penuria, de tragedia, nosotros, como jesuitas, también debemos actuar no porque seamos buenos psicólogos o educadores, sino porque somos aquellos que viven el Cristo”.

“Aún hoy, no sólo en la época de la Segunda Guerra Mundial, de la opresión soviética, encontramos situaciones en las que el hombre encuentra ‘su infierno’ y se encuentra en el submundo”, finalizó el religioso. “Debemos discernir, debemos buscar también al hombre que vive en este tipo de situaciones y llevar la esperanza de Cristo de manera concreta, ayudando a los afligidos, a los oprimidos, a los que se encuentran en prisión, a los que huyen de la persecución”.

(Con información de Religión Digital)