La instalación de la planta generadora de oxígeno hospitalaria para la provincia de Condorcanqui (Amazonas) ya está cada vez más cerca de ser una realidad y se están llevando a cabo las últimas gestiones. La compra de este equipo de salud es el resultado de una colecta nacida desde la sociedad civil, el acompañamiento de la Iglesia católica y el trabajo conjunto de las instituciones pertenecientes a la Plataforma Provincial de Condorcanqui, encabezada por la Municipalidad Provincial de Condorcanqui.

Antecedentes

La pandemia del COVID-19 ingresó a la provincia de Condorcanqui con tres primeros casos identificados el 3 de mayo en la comunidad de Taampe, y su propagación en las comunidades causó dolor por la pérdida de personas awajún, wampis e hispano hablantes de la tercera edad, entre ellos varios sabios indígenas. Así se puso en evidencia que el hospital de Santa María de Nieva no contaba con suficiente personal de salud, equipos, ni oxígeno, motivo por el cual los pacientes fueron referidos de emergencia hacia la provincia de Bagua.

Esta necesidad movilizó a varios ciudadanos y ciudadanas a realizar la campaña denominada “Por una planta de oxígeno para Condorcanqui” iniciada el 26 de junio. Luego invitaron al P. David Samaniego SJ, párroco de la parroquia de Nuestra Señora de Fátima, quien a su vez invitó al Comité Multisectorial Provincial para que esta iniciativa sea avalada por las instituciones públicas. A la par se emprendió una estrategia comunicacional con el apoyo de las emisoras radiales locales que utilizaron sus multiplataformas para dar a conocer la campaña en el ámbito nacional y mundial. El sueño era recaudar 20,000 mil soles para contar con una mini planta de oxígeno.

Por una planta de oxígeno para Condorcanqui

Las primeras personas en aportar a la colecta fueron los vecinos y vecinas de Santa María de Nieva y sus distintos barrios, comunidades y sectores. También aportaron las instituciones, organizaciones, comercios de la localidad y de la región. A nivel nacional se sumaron distintas organizaciones, movimientos, grupos de amigos y ex alumnos de la Compañía de Jesús, así como sus parroquias y obras. La visibilizarían los medios de comunicación a nivel nacional, los cuales ayudaron a que esta campaña se haga conocida, y el número de aportantes fue creciendo día a día.

La campaña fue liderada por la Iglesia católica de Nieva, siendo el P. David Samaniego el responsable junto a su comunidad jesuita. Asimismo, las congregaciones religiosas “Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús” de Nieva y las hermanas de la “Compañía Misionera del Sagrado Corazón de Jesús” de Huampami, y sus redes de amigos y obras nacionales e internacionales, promovieron la ayuda. Asimismo, laicos y laicas del Consejo Parroquial de Animación Pastoral también colaboraron en la realización de la colecta por las calles y establecimientos comerciales de Nieva.

En medio camino se tuvieron que hacer cambios, porque la planta presupuestada ya no se encontraba en el mercado debido a la creciente demanda a nivel global por la pandemia. Ante ello, se tuvo que presupuestar otro modelo de planta, de tal manera que la planta de oxígeno para Condorcanqui ‘paso a costar 400,000 soles. El reto creció y junto a este también la solidaridad de muchas personas de distintos lugares inimaginables.

Para recaudar el nuevo monto se sumaron los colaboradores y colaboradoras de las instituciones públicas con sus respectivos donativos como producto de una colecta interna. Se realizaron conciertos virtuales por la Amazonía, conversatorios, mesas de diálogo con la participación de instituciones internacionales y publicaciones que se compartían por medio de las redes sociales. El uso de las redes sociales como como estrategia comunicacional fue primordial.

El P. Samaniego se puso como plazo para recaudar los 400, 000 soles hasta el 31 de julio, Fiesta de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús. Sin embargo el último tramo de este camino finalizó el 10 de agosto, alcanzándose la suma de 445, 440,16 soles.

Según el técnico Héctor Requejo, alcalde provincial de Condorcanqui: “todas las gestiones se hicieron a nombre de la Municipalidad, Plan Binacional, Vicariato “San Francisco Javier” y sociedad civil”. El burgomaestre manifestó que el último ingreso fue la suma de 35,000 mil euros por parte de la embajada de Italia.

El director del Hospital I de Santa María de Nieva, Lic, Amstrong Suwikae, manifestó que “el lugar donde se instalará el generador de oxígeno se encuentra junto al ingreso principal del hospital y tiene un área de 6 metros de ancho por 35 metros de largo”. Afirmó también que “se tienen doce camas implementadas, ya que no existe más espacio en el hospital. Cada una de las camas contará con un dispensador directo de oxígeno que llegaría desde el generador, y los ambientes que actualmente pertenecen al área COVID pasarán a ser la zona de triaje diferenciado”.

Por fin ya tendremos una planta de oxígeno que ayudará a las personas que lo necesiten y estoy agradecido con los que colaboraron para que este sueño sea una realidad, expresó el P, Samaniego, SJ. párroco de Nieva. La Red de Salud de Condorcanqui realizó la transferencia del terreno al Vicariato para que la Pontificia Universidad Católica del Perú realice la instalación del generador de Oxígeno con su respectivo grupo electrógeno.

La provincia de Condorcanqui ya contará con su planta generadora de oxígeno gracias a la contribución económica de sus pobladores y pobladoras awajún, wampis e hispano hablantes, y de personas de buena voluntad del Perú y del mundo.

Esta muestra de solidaridad es un sí a la vida.

Fuente: Radio Kampagkis